En el XVII Madrid es capital, además del reino, de la gastronomía, porque sus reyes comen como limas: Felipe II sólo dos veces al día, pero grandes cantidades de pollo y caza.

El siglo XVI es el inicio del Siglo de Oro español; pero no es oro todo lo que relucía, porque a mediados del mismo teníamos 160.000 mendigos censados y varios miles más sin controlar.

Que es cuesta, está claro, nos lo dicen las piernas. Y de la vega, ya no, que ya no hay ninguna a la que se acceda por la puerta que en esta muralla de Madrid había allá por el primer milenio de su vida.

Algunas veces los nombres de nuestras calles llevan a error. Como la del Alamillo. Su denominación nos lleva a creer que allí había un álamo pequeño; pues no.

 A Madrid, le quitas el cafelito y lo matas. Y más que el cafelito, el lugar de beberlo. Qué haría el madrileño del XIX sin su tertulia de café, como antes se aposentaba en figones y casas de comidas.