¿Creen ustedes que las tribus urbanas son un invento actual? Pues se equivocan. En el Madrid del XVIII hay una buena colección de ellas. Vamos a ver algunas.

En 1623 el rey Felipe IV, que no dejó moza ni casada salir indemne de su entorno, padre de variada cosecha de bastardos, decide que «no se permita mancebía donde mugeres ganen con sus cuerpos», y las prohíbe.

Madrid siempre tuvo buenas ferias, ya desde Juan II de Castilla, padre de Isabel, sobre todo para comprar y vender cabras y ovejas. Y con las ferias acuden campesinos, mirones, pícaros y buhoneros, y todos necesitan comer. Y beber.

Vamos a dar otro paseíto por las calles de este nuestro Madrid, que hay muchas y con muchas historias.

Madrid, en el XIX, tiene burdeles. Por supuesto. Están controlados, y son francamente sórdidos, barriobajeros, casuchas sucias y oscuras en cuyas puertas las mujeres sueñan con el retiro, junto a su hombre, en casa propia.

A veces se hace realidad el sueño junto a un labriego que también busca quien le lave la camisa y le cueza las patatas. Pero es una vez entre miles. Las autoridades se habían empeñado en esconder lo que todos veían, y se llevaron a todas las esquineras al barrio de Huertas. Pero el espacio que les dedicaron, muy optimistas, se les quedó pequeño. Y así empezaron a surgir casas particulares, zonas discretitas en algunos cafés, cosas así. Y allí fueron las dichas autoridades a ver qué pasaba. Y pasaba que había más usuarias que en los prostíbulos. Así que empezaron a hacer listas, matrículas y reglamentaciones médicas. El primer reglamento que conocemos data de 1865. Dice que se incluya en él “a todas las mujeres que se dediquen al vil tráfico de su cuerpo”.

En la plaza de Santa Cruz, junto a la Plaza Mayor, se encuentra el hoy Ministerio de Asuntos Exteriores o Palacio de Santa Cruz. Pero en el XVII no recibía a ministros, sino a asesinos, estafadores y ladrones.

En el siglo XIV Madrid sigue siendo un poblacho sucio, sin pavimentar, oscuro y poblado por no muy selecto personal.

Miguel de Cervantes Saavedra, presumiblemente, nació el 29 de septiembre de 1547, y fue bautizado en Alcalá de Henares el 9 de octubre, conservándose en la actualidad como documento su partida de bautismo.

Nos divierte una barbaridad el petimetre del XVIII. Era como una sublimación del pijerío actual, como un niño de papá escrito todo en mayúsculas.