Don Quijote ha derrotado al tiempo. El caballero de la triste figura, nacido hace más de cuatrocientos años de la pluma de Cervantes, nunca se quedó en aquel lugar de cuyo nombre no quiso acordarse, sino que traspasó fronteras, como buen caballero andante, y llegó adonde el mar se confundía con el horizonte, y, seguramente por el conjuro de algún hechicero, viajó en el tiempo. Hasta hoy.


Y aquí está, también en Madrid. También, porque de tan universal y tan mágico, está en todo el mundo a la vez y es visitado en multidud de lugares simultáneamente. Prodigios de la gloria.

En la Plaza de España, el enjuto paladín de los sueños imposibles cabalga saludando a la manera romana sobre Rocinante, el jamelgo que participó en batallas singulares como si fuera un purasangre. Le acompaña, montado en su jumento, su fiel escudero, Sancho Panza.

Ambas figuras forman parte de un extraordinario conjunto monumental de 35 m de altura dedicado a Cervantes, el escritor más universal de la lengua castellana. El Príncipe de los Ingenios, detrás, se sienta en su pedestal. Lleva en su mano derecha el libro del Quijote y, tal como le obliga su condición de manco de Lepanto, esconde el brazo izquierdo bajo la capa.

La cruz roja y azul que aparece justo detrás de los dos personajes es el emblema de la Orden de la Santísima Trinidad y de la Redención de Cautivos (Orden Trinitaria), fundada con la misión de rescatar a los cautivos cristianos retenidos en suelo pagano, que intervino en la liberación de Cervantes cuando llevaba cinco años preso en Argel.

sancho panza madridCompletan la obra las esculturas de Aldonza Lorenzo, Dulcinea del Toboso (es decir, la mujer ideal y la mujer real), los grupos escultóricos que representan escenas de La gitanilla y Rinconete y Cortadillo, dos de las Novelas ejemplares «de honestísimo entretenimiento», y una gran bola del mundo que corona el monumento, rodeada de cinco figuras femeninas que leen el Quijote y que simbolizan los cinco continentes. En la cara opuesta del conjunto, hay una gran fuente y unas figuras alegóricas que representan a la Literatura, el Misticismo y el Valor Militar. El 25 de noviembre de 2018, la Comunidad de Madrid declaró este monumento Bien de Interés Cultural.

Su origen se remonta a 1916. Coincidiendo con los actos conmemorativos del tercer centenario de la muerte del escritor, Alfonso XIII publicó el Real Decreto que preveía su construcción por suscripción popular. Para sufragar los gastos, se recaudó dinero en todos los países de habla hispana, pues el conjunto monumental celebra la difusión de la lengua española en todo el mundo.

Una vez elegido el proyecto, el escultor encargado de realizarlo fue Lorenzo Coullaut-Valera, cuya labor continuó su hijo Federico hasta finalizarla.

Obra del padre son los dos personajes más célebres, realizados en bronce, situados en el lado oeste. Las estatuas ecuestres de Don Quijote y Sancho, con una altura conjunta de más de 4 m, son las que más destacan en el conjunto por su posición preferente y por el contraste de su color oscuro frente al blanco del monumento.

Su imagen apareció en el billete de cien pesetas emitido en 1928. En 1989, con motivo de la presidencia de España de la Comunidad Europea, se inauguró en Bruselas una réplica de las esculturas madrileñas de Don Quijote y Sancho en la Plaza de España de la capital belga.

Quijote y Sancho, Sancho y Quijote. Cuántos buenos consejos podemos obtener de ambos. Cuántos milagros si los combinamos.

E. M.

IMÁGENES:
רנדום [CC BY-SA 3.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0) undefined GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html)], a través de Wikimedia Commons

Coullat Valea en su estudio junto al modelado de Sancho | La Esfera (18-5-1929). Hemeroteca Digital de la Biblioteca Nacional.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar